Tocar un instrumento musical cambia la organización neuronal

La práctica musical a nivel profesional genera cambios en la organización de las redes neuronales del cerebro, según un estudio publicado hoy en la revista Human Brain Mapping.
La investigación explicó que tocar un instrumento altera la percepción del cuerpo en intérpretes expertos, pues esa acción conlleva una gran entrada de estímulos sensoriales y motores que incrementan la actividad cerebral.
Las principales áreas beneficiadas son la corteza auditiva, la somatosensorial y la motora, todas ellas fundamentales para la percepción musical y la ejecución instrumental.
Durante el estudio, los académicos analizaron la organización de las redes neuronales de la ínsula, una de las regiones cerebrales más importantes en la integración y la percepción sensorial.
Los expertos compararon el cerebro de músicos y personas de otras profesiones y constataron que los primeros tenían un incremento de la conectividad funcional de la ínsula con varias regiones específicas.
Tales secciones estaban relacionadas con la detección y el procesamiento de estímulos (corteza cingulada anterior), el procesamiento de información y el control (cortex prefrontal), así como con el sistema de recompensa y procesamiento emocionales (corteza orbitofrontal).
La pesquisa concluyó que la práctica musical altera la organización de las redes neuronales para reducir los tiempos de integración sensorial durante la actividad y mejorar la ejecución instrumental.